24/1/08

EL EQUIPAJE

"Siempre llevaba el mismo equipaje: en la maleta azul, los trajes más formales, las chaquetas minuciosamente dobladas, los pantalones marcados por una raya impecable, las camisas almidonadas y abotonadas…era un trabajo laborioso el de conservar la ropa perfectamente limpia y preparada para continuos viajes.
Las estaciones de tren se habían convertido en su segundo hogar, ¿segundo?...no, en su primer hogar, a donde iba no era su verdadero hogar y en todo caso pasaba más horas sentado en el andén que en su propio sofá…
Se había leído novelas y periódicos en el vagón, había conversado y conocido gente de los lugares más insospechados del país, pero ninguna conversación perduraba más de las horas de trayecto, ningún rostro volvía a repetirse y ninguna voz volvía a ser escuchada por sus oídos ávidos de experimentar la dulce sensación de encontrar los perfectos compañeros de viaje…
En la maleta roja los efectos personales se ordenaban de una forma casi obsesiva de tal manera que en cualquier momento pudiera acceder a ellos sin ni siquiera llegar a mirar. El abrigo color beig con los cuellos levantados era su mejor compañero de invierno y su sombrero su mejor aliado para esconder su rostro de las miradas ajenas… del frío.
Así era, a veces conversador y parlanchín, a veces retraído, introvertido y hasta tímido, siempre elegante, discreto y educado.Aquella tarde lluviosa y gris del mes de Noviembre después de años de recorrer el país, de no echar verdaderas raíces en ninguno de los lugares a donde iba, al bajar el escalón del tren y posar sus pies en la estación de sus ciudad , así, de repente, decidió que por fin era hora de quedarse quieto, de no moverse más, de disfrutar de su casa, del café de la mañana con sus amigos, del cine de su barrio, de la lectura relajada en su salón pero sobretodo… de disfrutar de sí mismo. Decidió que era hora de poner en práctica todo lo aprendido durante sus años viajeros y que el tiempo que le quedaba no lo iba a desperdiciar en un vagón de tren…así que puso sus maletas arrimadas a la pared, justo debajo del reloj del andén que marcaba las 7 y 10; la azul en primer lugar, a su derecha la roja y encima con cuidado de que no arrastrara por el suelo su abrigo doblado y su sombrero, él ya no los necesitaría más y... “tal vez haya alguien que esta noche decida…coger un tren” -pensó- y con paso firme y decidido abandonó la estación."

Texto by Pulgacroft.

13 comentarios:

  1. Pulga ..con esta confianza te digo que si vos empiezas a publicar tus textos..ya estaria yo comprandolos...a mas de la gracia con la que cuenta tus entradas existe el placer de sorprendernos con tu ingenio y esta capacidad de tranportarnos a muchos a lugares o personificarnos en los zapatos de otros..
    o solo en placer de estas lecturas

    Pero palabras palabras..

    Si que me ha gustado tanto..
    ahora en espera de leer más

    ResponderEliminar
  2. Ayssss, cuando dejamos de tener ganas de subirnos al tren...
    Me ha gustado mucho Pulgui, se adivina una mano cada vez más firme detrás de tus palabras.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. clap clap q bueno, fiaa!!
    besiness

    ResponderEliminar
  4. Cosecha propia!

    Me ha encantado leerte!

    Besinos!

    ResponderEliminar
  5. Mis Yos: me alegro de que te gusten y gracias por los ánimos jeje...

    Duna: gracias.

    Leo: bueno en este caso tal vez era el tren lo que pesaba más...

    Blau, Turnpike, Fini: me alegro de que os gustara y gracias por visitarme!!

    ResponderEliminar
  6. No le falta ni le sobra nada. Excepcional. Me pregunto cuánto tardaría en dar media vuelta, coger sus propias maletas y volver a subir a un tren.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. mmm cómo me gustan las historias de trenes y estaciones...
    :)
    aunque esta vez es para abandonarlos


    un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Yo coería esas maletas y se las devolvería un par de semanas después... eso sí, mucho menos ordenadas... Me encanta viajar pero uno de los mejores momentos es cuando llegas a casa...

    Muy bonito, sí señora...

    ResponderEliminar
  9. Buen relato...aunque a mi no me gustan demasiado las estaciones de trenes...es lo que tiene ser isleña...un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Total, que los gustos que tenemos van cambiando con el paso del tiempo. Por lo menos, algunos. Que nuestra inquietud de juventud se va calmando con el el tiempo. Por un momento pensé que el protagonista estaba desesperado e iba a tirarse (nunca mejor dicho) hacia otro final.

    ¿Y por qué viajaba tanto? ¿Por oblicación o por placer??

    ¡Me gustó mucho!

    Besinos.

    ResponderEliminar

comentario.
(Del lat. commentarĭum).
1. m. Explicación de un texto para su mejor intelección.
2. m. Juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o algo.
3. m. murmuración.

GRACIAS por explicar, enjuiciar, mencionar, considerar o murmurar ;)

AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss