13/4/17

Un micro

NADA

Subió los diez pisos hasta la azotea y se arrojó al vacío. Justo antes del impacto, se dio cuenta de que estaba dormido en aquella cama de hospital y de que la única movilidad que tenía seguía siendo la de sus párpados.

Chocó contra el suelo y disfrutó, durante una centésima de segundo, de la liberadora caricia de la muerte sobre su cuerpo.



©SandraSánchez
#RelatoEnCadena para los Relatos En Cadena de la Ser


AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss