26 de agosto de 2014

LO QUE EN TI CABE



En tu cuerpo
caben todos los cuerpos,
y en tus manos
caben todas las manos.

Todas las espaldas
que no me dejaron ver tu cara
abarcan tu espalda.

Y tus ojos,
reflejan miles de pupilas
que miraron hacia otro lado.

Todas las montañas del Himalaya
se encumbran en tus pechos,
y tu sexo,
concentra todo el calor del desierto.

Pero en tu boca,

en tu boca caben sólo
los besos…
que aún no te he dado.





-Pulgacroft- 





19 de agosto de 2014

CADUCIFOLIO



Pronto caducaron
mis hojas
sin tus palabras
y se llenaron
de completo vacío
mis (a)brazos.



Desnudo, 
me arraigué a la tierra
con fuerza,
esperando la siguiente 
primavera,
brotes tiernos
de cariño...



Pero hasta el tiempo
-paciente-
se congeló, 
con el frío 
de tu olvido…


Y ahora vivo solo,

entumecido
en un invierno permanente,
sobre una alfombra blanca
de recuerdos con escarcha.





-Pulgacroft-
Foto: Andrés Gómez  www.nuevasimagenes.es





18 de agosto de 2014

CREDO


Creo en un solo Tú
como un acto de fe,
como se cree
en la cara oculta
de la luna.


Ciegamente.



-Pulgacroft-







12 de agosto de 2014

HAY UN DIA...



Hay un día,
-no podrías decir
exactamente cuándo 
ni cómo-
en el que sabes
 que lo viene después
serán decisiones unilaterales:


que ya no elegirás en común
el color de las cortinas
 ni el menú del domingo
 -por ejemplo-

Que dará igual
 por el lado de la cama
que te acuestes,
o que sobrará
(durante un tiempo)
café por las mañanas…


Pero por encima de todo eso
sabes,
que ya no será nunca más
lo que un día 
iba a ser

para Siempre…



-Pulgacroft-
Foto de Chema Madoz





8 de agosto de 2014

MICROHISTORIA DE UN REINO SIN REY

En aquel reino desértico sólo crecían cactus. A su rey, de carácter inconformista, se le ocurrió ni más ni menos que promulgar una pragmática ley: todos los habitantes plantarían un rosal, a ver si así había posibilidad alguna de  enriquecer la flora de aquel inhóspito y yermo territorio.
Pero la tozuda tierra arenosa, sólo daba rosales sin flor y amenazantes espinas se envalentonaban en resecos tallos. El monarca tenía una de ellas clavada en su corazón: carecía de vástagos… así que harto de tanta espina promulgó otra ley más  rocambolesca aún: se eliminarían todos los pinchos de los cactus. Lo único que consiguió fue que en aquel mundo desolado sólo hubiera rosales sin rosas y cactus sin pinchos.
Cuando  el rey murió, nadie le pudo llevar flor alguna y como no tenía descendencia, se  dio la ironía de que a partir de entonces, también fue un reino sin rey.




Palabras obligatorias: cactus, rey, pragmática, promulgar, ironía.

-Pulgacroft-
Foto tomada de aquí: http://isb84.blogspot.com.es/






AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss