29 de diciembre de 2011

VELADAS PERFECTAS




Todo era perfecto entre ellos.

Cada noche paseaban por la ciudad, cogidos de la mano, despertando sentimientos adormecidos largo tiempo, respirando el frío de la noche, llenando sus pasos de libertad, dejando que las luces de neón iluminaran su ilusión y su fantasía. Imaginaban ríos y puentes, y cada paso iba construyendo una ciudad a su medida…

Cenaban a la luz de velas escogidas cuidadosamente para cada ocasión. La luz tenue les inspiraba a decirse todas las frases de amor contenidas hasta entonces. Luz perfecta para consagrar momentos perfectos…
 Las cenas eran completas, deliciosas…un buen vino acompañaba sus palabras y sus gestos, sus miradas, su deseo a flor de piel, sus silencios…

Norah Jones, Michael Bubble, Nils Landgren…La delicadeza de sus notas, de sus ritmos, la suavidad de sus compases,  les transmitía el bienestar del hogar que ambos compartían en esas noches lluviosas y frías por fuera y tan cálidas por dentro.
Conversaciones interesantes y chispeantes envolvían el ambiente idílico que hacía que sus bocas pasaran de las palabras a los besos, que, entre beso y beso se fueran desprendiendo poco a poco de la tosca ropa que se interponía entre piel y piel. Frágiles manos acariciando temblorosas;  ávidas lenguas buscándose y encontrándose. Cuerpos,  que cada noche encajaban como engranajes perfectos dentro de la melodía que ya no escuchaban…

Más tarde, mucho más tarde, rendidos,  cada uno se iba a la cama que compartía con su pareja a esperar que el resto de la noche se extinguiera dando paso a un nuevo día , a una rutina conocida y cotidiana, aburrida, patética…asfixiante, si no fuera porque,  cada noche, al encender el ordenador daba comienzo una nueva velada perfecta…

By Pulgacroft.




28 de diciembre de 2011

ANOREXIA

SIEMPRE ACENCHANDO...







Cortometraje "Anorexia"
Dirección y Producción: K. Prada & J. Prada
Guión: J. Prada
Intérpretes: Almudena Gallego, Aitana Novau, Carlos Pereira, Javier Botet, Agustín Mateo.
Dirección de Foografía: Javi de la Vega
Edición y Música: Pablo J. García
Maquillaje Fx: Paula Requena
España 2010 






26 de diciembre de 2011

TREGUAS

Leí estos días esta anécdota que no conocía y que me impresionó mucho:

Durante la Primera Guerra Mundial en ciertos puntos de las trincheras, en el frente Oeste, alrededor  del día de Navidad de 1914 se apagó el ruido de los disparos de los rifles y de las explosiones de los proyectiles. Se sucedieron celebraciones  festivas y gestos de buena voluntad entre los que eran enemigos. Comenzaron la víspera de Navidad. Muchas tropas alemanas y británicas cantaron villancicos a lo largo de las líneas; incluso se oyeron instrumentos de metal que se unían a las alegres canciones.
Al amanecer del día de Navidad algunos soldados alemanes salieron de sus trincheras y se acercaron a las líneas de los aliados a través  de la tierra de nadie gritando en inglés “Merry Christmas”. Al principio los aliados creyeron que era una trampa pero, cuando vieron desarmados a los alemanes, también salieron de sus trincheras para chocar las manos. Aquellos hombres intercambiaron regalos, cigarrillos y dulces, y cantaron juntos villancicos. La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de enterramiento con soldados de ambos lados del conflicto llorando las pérdidas juntas y ofreciéndose su respeto. Incluso hubo un caso, bien documentado, en que jugaron un partido de fútbol. En muchos sectores la tregua sólo duró esa noche, pero en algunas áreas duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero.
La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los niveles superiores de los ejércitos.

¿Os imagináis que ocurriera algo así pero permanente, que los soldados tiren las armas, que se den la mano, que cada uno se de la vuelta y se vaya a su casa…que nosotros hiciéramos también lo mismo, que olvidáramos los rencores, las rencillas, que nos diéramos cuenta de que lo corta que es  la vida para perderla odiando...que nos diéramos una tregua que no terminara nunca…? ¿OS IMAGINAIS…?







12 de diciembre de 2011

THE MOTHER



Anne Reid, actriz que acabo de descubrir en esta película borda un papel conflictivo, el de una madre que en la visita que hacen ella y su marido a sus dos hijos en Londres, queda viuda. Incapaz de volver sola a su casa decide quedarse en casa de sus hijos donde conoce a Darren, un amigo de su hijo que le está construyendo un invernadero y que es a la vez el pseudonovio de su hija.
May, así se  llama la madre, se siente atraída por Darren (un Daniel Craig mucho menos elegante que en James Bond pero con una correctísima actuación) quien a la vez descubre a May lo que puede ser empezar a vivir cuando la sociedad dicta que debes empezar a morir.

La película es arriesgada, y valiente. Quizás hasta pueda resultar incómoda, pero en cualquier caso, sincera.

La hija es una persona insegura y con baja autoestima que culpa a su madre de la poca satisfacción que encuentra en su vida. El engaño de su madre con su novio hace que la tensión entre ellas se haga cada vez más insoportable.

La película, del director Roger Michell (no me puedo creer que esta película tenga la misma nota en Filmaffinity que “Notting Hill”-no se dejen llevar por esto-…) se nota que pertenece al cine independiente  y me ha gustado mucho la forma en que el director trata el tema sin medias tintas, sin tapujos, dejando que los  sentimientos afloren de manera natural pese a quien le pese. May, la abuela que molesta en las casas de sus hijos pasa de ser un personaje pasivo a ser una mujer activa y poco a poco, gracias a la atracción (correspondida) que siente por Darren se redescubre como mujer. Excelente la actuación de Anne Reid, que lleva todo el peso del film.

Me ha gustado el ritmo, suave y amable al principio, pero que a medida que avanza el metraje se va intensificando con momentos dramáticos.

“The mother” explora los sentimientos personales y familiares pero sobretodo sabe hacerse notar en su parte más intimista. Frustraciones, rencores, egoísmos y sobre todo el ansia por vivir se entremezclan en este callejón de difícil salida.

Totalmente recomendable, no deja lugar a la indiferencia.



10 de diciembre de 2011

LA PIEL QUE HABITO


AVISO: el post mismo es un spoiler.



Vaya por delante que a mí Almodóvar me pone (cinematográficamente hablando, se entiende). Soy pro-Almodóvar, hace ya bastantes años que lo soy y me gusta tener en el cine español alguien con un sello y una personalidad tan propia como la suya.

Esta vez Almódovar nos sorprende con un plato de alta cocina, estudiado, sofisticado…quizás no para el gusto de todos los paladares (es Almodóvar, tranquilos no pasa nada, si nunca te ha gustado la carne es difícil que disfrutes de un entrecot de buey…) pero sí para los amantes de la cocina del gran chef, que se ve que con los años va ganando en elegancia sin olvidar los orígenes que le dan su denominación de origen.
Y aunque al final salga una delicatessen, los ingredientes son conocidos, seguro que nos suenan: he reconocido al Banderas secuestrador de “Atame”, unos decorados con colores básicos de azul y rojo (como casi siempre), a la personalidad de una Marisa Paredes siempre elegante aún en su papel de asistenta a lo Carmen Maura en “Volver” (creo que le hubiera podido sacar más jugo a este personaje), algún que otro diálogo almodovariano (aunque no tantos como me hubiera gustado), un personaje disfrazado de tigre (que nos sorprende de repente de esa guisa) interpretando un papel muy parecido al del violador de “Kika”, una historia rocambolesca  llevada al extremo con todo lo trágico que ello implica, personajes pasionales, vengativos …todo ello aderezado con el mito de un moderno Dr. Frankestein  dios y creador de una obra en forma (que no en fondo) de mujer, de la que se enamora al ritmo de una banda sonora un tanto hipnótica (me han gustado esos violines de Alberto Iglesias) como si del rey Pigmalión se tratara.

Todos habitamos una piel que nos hace parecer algo por fuera y por la que nos reconocemos y nos reconocen pero…¿qué o quienes somos realmente por dentro? Somos lo que parecemos, lo que aparentamos…el personaje de Antonio Banderas parece ser alguien educado, culto, elegante…¿ es por dentro un monstruo, un dr. Menguele, un científico que aprovecha las circunstancias para beneficio de la humanidad…o simplemente es un padre que venga la muerte de su hija…?
Pedro no teme arriesgar, es más da la sensación de que le trae al pairo si  los temas que trata (la experimentación con seres humanos traspasando todos los límites de la ética) van a parecer bien o menos bien (si no, no sería él mismo) y eso es lo que más me gusta , que se siga manteniendo fiel a sí mismo.
Otra genialidad me ha parecido ese final en el que no se nos cuenta directamente pero en el que intuímos que la (el) protagonista se queda con la chica...complicado sí, pero perfectamente coherente.
La historia me ha sorprendido con  un guión, como he dicho antes, un tanto rocambolesco pero , eso sí, que encaja. 

Y ahora lo menos bueno, en mi opinión, de la película: Antonio Banderas. Para mi gusto su actuación no está a la altura de lo que la historia exigía…no sé, no he encontrado feeling entre él y todo lo demás. Quizás el perfume de “chico almodóvar” hace tiempo que se le ha evaporado.

Almodóvar le ha dado un giro más de tuerca a su particular universo. No he leído prácticamente nada sobre la película porque he querido dejar lo de leer las webs y los blogs para después de verla y de escribir esta reseña, pero sé que también tiene opiniones malas; yo por mi parte, ya lo he dicho al principio: a mí Almodóvar, me pone.


7 de diciembre de 2011

MICROCUENTO PARA BATRACIOS

Érase una vez un sapo triste, alicaído, incomprendido...un sapo introvertido, el más triste de los sapos…
No se sentía a gusto en su charca y en lugar de nadar y croar largas horas con el fin de atraer a lindas ranas, prefería quedarse en la orilla observando cómo sus congéneres se divertían disfrutando de lo que a él no le atraía.
Nuestro sapo sabía que era distinto: por fuera se sabía sapo pero por dentro…sabe diosrana lo que era por dentro…

Así pues, vivía una vida gris de sapo, haciendo las cosas que se suponía que debía hacer un sapo y de vez en cuando incluso, croaba como un sapo. No tenía mala voz, y por eso alguna dulce rana se sentía atraída por las vibraciones sonoras de su afinada garganta; entonces él, la invitaba a una mosca o a un mosquito en algún lugar romántico de la charca… pero la linda rana nunca estaba a la altura de lo que él deseaba.

No pocas veces era la comidilla de sus vecinos, cosa que al principio le entristecía pero que con el paso del tiempo logró convertirlo en su propia fuente de energía y espíritu de lucha.
Su valentía y autoconfianza aumentó de forma proporcionalmente directa a las críticas y miradas recibidas de soslayo. Así que un día nuestro sapo decidió contar lo que hasta entonces había callado: no le atraían las ranas, sólo se sentía atraído por bellas princesas, porque en su interior (aunque sapo) se sentía el más azul de los príncipes.
La noticia cayó como un jarro de agua fría entre sus familiares, aunque le siguieron queriendo. Sus amigos le animaron y salían con él como siempre, aunque nunca trataban el tema directamente, sus vecinos le seguían saludando pero cuando pasaba murmuraban a sus espaldas, el gobierno hizo una ley a su favor muy a pesar de los votantes de la oposición, la santa madre iglesia batracia condenaba sus deseos pecaminosos  y otros sapos en su misma situación se esforzaban por  sentirse orgullosos de lo que la madre naturaleza les había impuesto…

Nuestro sapo guardó para sí consejos y opiniones de unos y de otros y decidido, cambió  de lugar de residencia: el estanque de Palacio. Una vez allí, croó y croó como nunca lo había hecho, libre, orgulloso (esta vez sí), pleno, alegre…y esperanzado. Hasta que un día, en el que el sol y la lluvia se juntaron, un gran arcoíris atrajo al estanque a la bella princesa que escuchando un croar altivo reconoció en ello la felicidad que tanto anhelaba. Los ojos de la bella princesa se posaron en los ojos saltones del sapo, y en un impulso incontrolado cogió con ternura al batracio. Lo besó suave y dulcemente en los labios y entonces…
¡¡¡ Se operó el milagro, la transubstantación del cuerpo y sangre del sapo, la transmutación del metal en oro, la transfiguración del sapo en príncipe azul!!!...

Y colorín colorado nuestro joven príncipe salió de la charca, del estanque, del armario… y dictó una de las leyes más populares y populistas en favor de sus ex congéneres: la prohibición del consumo de ancas de rana.

By Pulgacroft (microcuento inspirado por la fábula "La rana que quería ser una rana auténtica" de Augusto Monterroso.
Imagen by Google



AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss