7/12/11

MICROCUENTO PARA BATRACIOS

Érase una vez un sapo triste, alicaído, incomprendido...un sapo introvertido, el más triste de los sapos…
No se sentía a gusto en su charca y en lugar de nadar y croar largas horas con el fin de atraer a lindas ranas, prefería quedarse en la orilla observando cómo sus congéneres se divertían disfrutando de lo que a él no le atraía.
Nuestro sapo sabía que era distinto: por fuera se sabía sapo pero por dentro…sabe diosrana lo que era por dentro…

Así pues, vivía una vida gris de sapo, haciendo las cosas que se suponía que debía hacer un sapo y de vez en cuando incluso, croaba como un sapo. No tenía mala voz, y por eso alguna dulce rana se sentía atraída por las vibraciones sonoras de su afinada garganta; entonces él, la invitaba a una mosca o a un mosquito en algún lugar romántico de la charca… pero la linda rana nunca estaba a la altura de lo que él deseaba.

No pocas veces era la comidilla de sus vecinos, cosa que al principio le entristecía pero que con el paso del tiempo logró convertirlo en su propia fuente de energía y espíritu de lucha.
Su valentía y autoconfianza aumentó de forma proporcionalmente directa a las críticas y miradas recibidas de soslayo. Así que un día nuestro sapo decidió contar lo que hasta entonces había callado: no le atraían las ranas, sólo se sentía atraído por bellas princesas, porque en su interior (aunque sapo) se sentía el más azul de los príncipes.
La noticia cayó como un jarro de agua fría entre sus familiares, aunque le siguieron queriendo. Sus amigos le animaron y salían con él como siempre, aunque nunca trataban el tema directamente, sus vecinos le seguían saludando pero cuando pasaba murmuraban a sus espaldas, el gobierno hizo una ley a su favor muy a pesar de los votantes de la oposición, la santa madre iglesia batracia condenaba sus deseos pecaminosos  y otros sapos en su misma situación se esforzaban por  sentirse orgullosos de lo que la madre naturaleza les había impuesto…

Nuestro sapo guardó para sí consejos y opiniones de unos y de otros y decidido, cambió  de lugar de residencia: el estanque de Palacio. Una vez allí, croó y croó como nunca lo había hecho, libre, orgulloso (esta vez sí), pleno, alegre…y esperanzado. Hasta que un día, en el que el sol y la lluvia se juntaron, un gran arcoíris atrajo al estanque a la bella princesa que escuchando un croar altivo reconoció en ello la felicidad que tanto anhelaba. Los ojos de la bella princesa se posaron en los ojos saltones del sapo, y en un impulso incontrolado cogió con ternura al batracio. Lo besó suave y dulcemente en los labios y entonces…
¡¡¡ Se operó el milagro, la transubstantación del cuerpo y sangre del sapo, la transmutación del metal en oro, la transfiguración del sapo en príncipe azul!!!...

Y colorín colorado nuestro joven príncipe salió de la charca, del estanque, del armario… y dictó una de las leyes más populares y populistas en favor de sus ex congéneres: la prohibición del consumo de ancas de rana.

By Pulgacroft (microcuento inspirado por la fábula "La rana que quería ser una rana auténtica" de Augusto Monterroso.
Imagen by Google



9 comentarios:

  1. ¡Como he disfrutado con este cuento! aunque ya lo había sabía, me ha encantado leerlo de nuevo

    ResponderEliminar
  2. Josefa sabrías la idea general pero no creo que supieras este cuento en concreto ya que lo acabo de subir hoy jeje...
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo Pulgacroft. Sobre todo la segunda moraleja de cuento: aunque todos sus congeneres le repudiaron, él nunca les guardó rencor si no q miró por su bien

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo Pulgacroft. Sobre todo la segunda moraleja de cuento: aunque todos sus congeneres le repudiaron, él nunca les guardó rencor si no q miró por su bien

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado, de pequeño me leian uno pero recuerdo que era más para crios. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  6. Por dios, es buenísimo. Mucho mejor que el cuentecillo en el que dices que te basaste. Dobles y hasta triples lecturas. Para guardarlo bien, de veras.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por vuestros comentarios.
    Cyllan, he cambiado a blanco, espero que se lea mejor.
    Me encantan los microrrelatos y los hiperbreves y me gusta mucho Augusto Monterroso, cuando lo leí, se me ocurrió esta idea. Me alegro de que te gustara.
    ;)

    ResponderEliminar
  9. Tendré en cuenta ese detalle de romanticismo la próxima vez que me inviten a una mosca...

    ResponderEliminar

comentario.
(Del lat. commentarĭum).
1. m. Explicación de un texto para su mejor intelección.
2. m. Juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o algo.
3. m. murmuración.

GRACIAS por explicar, enjuiciar, mencionar, considerar o murmurar ;)

AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss