19/3/14

EL DUELO


La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre. Los que alardeaban de ser mis mejores amigos y que iban a tener el honor de ser mis padrinos aquel día, dejaron  también aquella noche de dirigirme la palabra, al igual que la mujer que me juró amor eterno y a quien  un acto de debilidad  le hizo sustituir amor por desprecio.  Sin embargo, la que guardaba silencio, la mujer que nunca me reprochó no haber acudido a aquella cita, la que nunca más volvió a pronunciar la palabra “cobarde”, soportó con alivio la vergüenza seguramente  por no tener que haber llorado nunca el duelo por su hijo.


-Pulgacroft-


(Microrrelato presentado a la VII Edición de RelatosenCadena de La Ser. La frase de comienzo era " La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre. ")




15 comentarios:

  1. Desde luego ¡donde esté una madre!. Buen relato Sandra. Nos dejas todo un abanico de conjeturas para descifrar lo que tuvo que pasar para el "plante".
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Como dice Rafa, un relato abierto a muchas posibilidades. haces un gran homenaje a la madre, que siempre estará ahí.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Rafa Olivares, gracias!. Pues lo que pasó para "el plante" no lo sé ni yo pero tuvo que ser bastante gordo jaja o quizás sólo miedo, vete tú a saber...
    Abrazos
    ;)

    La Casa Encendida, ayyy las madres siempre, siempre estarán ahí sí!
    Gracias, besicos!!
    ;)

    ResponderEliminar
  4. Que gran historia, toda una novela en esas pocas palabras.
    Yo creo que hizo bien en no acudir a esa cita, supo seguir su conciencia y su corazón.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Una historia bonita. Con madres, hijos y el mundo y las circunstancias girando alrededor de ellos. Buena apuesta, sin duda. Mejor suerte para la próxima, Pulga.

    ResponderEliminar
  6. Luisa Rodríguez García19 de marzo de 2014, 21:19

    A mí también me gustaría que el protagonista decidiese enfrentarse a la vergüenza y al escarnio en lugar de cargar en su conciencia con la muerte de alguien (y deducimos, claro, que tiene muchas más opciones de salir victorioso que su contrincante). Es una de las muchas opciones que plantea tu relato. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tu relato está abierto a muchas posibilidades. Yo me quedo con la decisión del protagonista de enfrentarse a la vergüenza y al escarnio para que la muerte de una personas no caiga sobre su conciencia (suponiendo, claro, que tiene muchas más opciones de vencer a su rival, por experiencia, o lo que sea). Besos

    ResponderEliminar
  8. Uy qúé mala, malísima es esa que calla y manipuladora. A mí me da la sensación de que es la amante que quiere que rompa con todo lo anterior e incluso le dice que no vaya ni al funeral de su hijo, o simplemente que abandona a su mujer embarazada o no podrá ejercer de padre como toca... bueno lo dicho relato de los que deja el final a la mente del lector y esos molan mucho!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pulga.

    Jó, qué bueno.
    Un hombre y dos mujeres (seguro que una es la amante). Esa que sustituyó amor por desprecio no era su verdadero amor.
    A mí me parece estupendo y me deja pensando aún más en la historia.

    Felicidades, guapa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mejor un hijo vivo y con algo de oprobio que uno muerto con honor. Las madres son muy sabias.
    Genial, como siempre.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hombre, Pulga, las cosas se hablan antes, que te dejen plantada no es cosa de buen gusto para nadie, ¡digo yo! Una madre respetuosa, por otro lado.
    Me quedo pensando por qué no quiso casarse con él.
    Enigmático el de esta semana.
    Un abrazo Sandra. Ya no se me olvida tu nombre.

    ResponderEliminar
  12. Yo confieso que me he perdido un poquillo con los personajes, pero en la relectura he encontrado a la madre y ya, todo bien. Pues nada, de valientes está lleno el cementerio ¿no? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las madres siempre aguantan con entereza cualquier vergüenza que provoquen los hijos. Me gusta este relato en el que se intuye a un individuo con doble vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. La madre siempre interpondrá que su retoño esté sano y salvo a cualquier otra premisa. Así es.

    Besos Pulga, me lo he tenido que leer unas cuantas veces pero me ha gustado el lugar al que he llegado al final.

    ResponderEliminar
  15. El abandono de los amigos pasa desapercibido pero ahi está ne los peores momentos lo han dejado todos y todas solo, excepto ella, claro.
    Abrazos y a por la siguiente.

    ResponderEliminar

comentario.
(Del lat. commentarĭum).
1. m. Explicación de un texto para su mejor intelección.
2. m. Juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o algo.
3. m. murmuración.

GRACIAS por explicar, enjuiciar, mencionar, considerar o murmurar ;)

AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss