13/3/13

UNA PEQUEÑA HISTORIA


He leído esta pequeña historia y me pareció bastante emotiva. Una historia con moraleja, la comparto. No sé si es verdadera o no, pero es bonita.


Viena (1938)
Durante la ocupación nazi de Austria tuvieron lugar unas graves inundaciones en Viena. Entre los muchos incidentes ocurridos en aquellos días, un hombre cayó a las agitadas aguas del Danubio. Pronto se agolpó junto al cauce del río una gran cantidad de mirones, pero nadie se atrevió a saltar a las revueltas aguas para salvar a aquel hombre que se ahogaba.

Un animoso joven se quitó el abrigo y se preparó para rescatar al que se estaba ahogando. Justo en aquel momento alguien de la multitud gritó:
- ¡No saltes! ¡el que se está ahogando es un judío! ¡deja que se muera!¡no arriesgues tu vida!
Enseguida la muchedumbre se unió y gritó a coro lo mismo...En contra del parecer de todos y poniendo su vida en grave peligro, el joven se lanzó a las peligrosas aguas del río.
Tras duros esfuerzos, consiguió poner a salvo al hombre que estaba ya medio ahogado.
Cuando los que habían presenciado el incidente se acercaron a ver al hombre que había sido salvado, exclamaron asombrados:
- ¡Gracias a Dios! ¡en efecto, es un alemán!
- ¡Sí, es alemán! ¡y yo soy judío!- gritó el joven que había salvado al hombre.





7 comentarios:

  1. Gran historia!!
    Doy por sentado que los que gritaban eran nazis, lo que confirma una vez más que aquellos judíos eran superiores a los nazis.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues fíjate Manderly, somos los humanos tan "así" que yo creo que en un momento dado nos dejamos llevar por la masa y a lo mejor los que gritaban no eran ni nazis...(judíos seguro que tampoco) pero que a lo mejor gente que ni militaba en el asunto igual se dejó llevar también...puede ser.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, hay muchas interpretaciones. Otra puede ser que 'era mejor que el ahogado (supuesto judío) mueriera así que no como murieron otros también judíos).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, claro.
    Lo bueno de la historia es sin duda la moraleja final.
    A mí me gustó, cuando la leí, es de esas que te hacen pensar.
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Es curiosa la historia. La interpretación posible que aporta Manderly es inquietante, era preferible que se ahogara si era judio, por su bien, uf.

    ResponderEliminar
  6. jajaja, al final va a dar más de sí la historia de lo que pensaba...es curioso, sí.

    Gracias por vuestro comentarios!!

    ResponderEliminar
  7. salvar o no salvar una vida.. ¿qué tendrá eso que ver con las ideologías, o con las religiones?

    besos,

    ResponderEliminar

comentario.
(Del lat. commentarĭum).
1. m. Explicación de un texto para su mejor intelección.
2. m. Juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o algo.
3. m. murmuración.

GRACIAS por explicar, enjuiciar, mencionar, considerar o murmurar ;)

AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss