18/10/10

LO QUE ME QUEDA POR VIVIR de Elvira Lindo

SINOPSIS: Antonia tiene veintiséis años cuando se ve sola con un niño de cuatro en el cambiante Madrid de los ochenta. La suya es la historia de un viaje interior, el de una mujer que se enfrenta a la juventud y a la maternidad mientras intenta hacerse un lugar en la vida, en una ciudad y en una época de tiempo acelerado, más propicio a la confusión que a la certeza, sobre todo para alguien que ha tenido una experiencia demasiado temprana de la pérdida y de la soledad.
Lo que me queda por vivir es la crónica de un aprendizaje: cómo se logra a duras penas sobreponerse a la deslealtad; cómo el desvalimiento y la ternura de un hijo alivian la fragilidad de quien ha de hacerse fuerte para protegerlo.



Confieso que tengo debilidad por las historias realistas, dramáticas y meláncolicas así que una vez más Elvira Lindo ha conseguido emocionarme. Ya lo había hecho con "Una palabra tuya" y ahora en esta nueva novela vuelve a hacerlo contando una historia que bien podría ser la de muchas personas. Poco me importa si la novela tiene o no tientes autobiográficos como han dado a entender en varios artículos que he leído sobre el libro, el caso es que la autora retrata aquel Madrid de los 80 lleno de ilusiones y de tantos sueños rotos a posteriori, aquella juventud perdida entre lo que se espera de uno mismo y lo que luego se consigue. 
Es curioso cómo una historia corriente, bien contada, contada y narrada desde el corazón y los sentimientos llega (o por lo menos a mí me ha llegado) a lo más profundo.
Sentimientos, pensamientos íntimos, soledad...el sentirse diferente, el paso de la infancia a la juventud y más tarde a la madurez...la confusión de la propia personalidad y la búsqueda de sí misma en una época tan cambiante hacen de esta historia una novela de las que me ha dejado huella.
Tengo debilidad por este tipo de lecturas, lo reconozco.

"Así entré esa mañana en el café, casi recién llegada de la provincia en la que había trabajado durante un año, vestida de época sin saberlo, fiel al estilo que defendían a diario por la calle cientos de chicas en el Madrid de los ochenta. Por raro que pueda parecer no fue la entonces capital de los modernos la que me había desinhibido y transformado sino la provincia, en la que sola y con un niño muy chico me sentí más desgraciada pero también más libre. Me fui progre de Madrid y volví moderna y con unas cuantas expresiones ordinarias que jamás antes se me habían venido a la boca. No fue rara la transformación, como no son raros los cambios en las personas muy jóvenes, aunque mi marido (al que jamás llamé mi marido) viviera los cambios estéticos como una traición a la ideología o a la misma esencia de uno. Pero yo por entonces no tenía esencia, aún la andaba buscando. Ni tan siquiera se me ocurría defenderme de sus críticas con la razón más poderosa de todas: la esencia misma de la juventud está en el cambio."





2 comentarios:

  1. Me encantó "Una palabra tuya"...y ahora espero leerme el que muestras.

    ResponderEliminar
  2. BLOG CON LIBROS Y AUDIOLIBROS SOBRE SUPERACION PERSONAL Y PROFESIONAL...CONTENIDO SOBRE AUTOAYUDA Y DESARROLLO PROFESIONAL...ARTICULOS SOBRE TELEMARKETING Y TELEVENTA..TODO EL CONTENIDO LIBRE Y GRATUITO..
    http://tucrecimiento.es.tl/

    ResponderEliminar

comentario.
(Del lat. commentarĭum).
1. m. Explicación de un texto para su mejor intelección.
2. m. Juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o algo.
3. m. murmuración.

GRACIAS por explicar, enjuiciar, mencionar, considerar o murmurar ;)

AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss